Dr. Brugada: “El 90% de las muertes súbitas tienen un origen cardiaco”

brugadasRedacción.- El periódico “La Razón” entrevista al Dr. Josep Brugadas, Director de la Unidad de Arritmias de Clínica Rotger y Hospital Quirónsalud Palmaplanas para hablar sobre muerte súbita. Compartimos con ustedes el documento que recogemos del suplemento “A tu salud”.

Pregunta- ¿Cuáles son los motivos (el origen concreto) que se esconden tras la muerte súbita?

Respuesta-El 90% de las muertes súbitas tienen un origen cardiaco. La principal causa de muerte súbita cardiaca es el infarto agudo de miocardio, que representa entre el 70 y el 75% de todas muertes súbitas. Al taparse una arteria coronaria se produce una falta de riego a una zona del corazón y este puede responder a esta falta de oxigeno con unas arritmias, llamadas fibrilación ventricular, que provocan la muerte del individuo en los 10 minutos que siguen a su inicio, si nadie termina esta fibrilación ventricular. La fibrilación ventricular implica que el corazón no cumple su función de bomba ya que late de forma caótica y es incapaz de expulsar la sangre lo que lleva a falta de oxigeno en las células del cerebro que son muy sensibles a la falta de oxigeno, el paciente pierde inicialmente el conocimiento y en los próximos diez minutos fallece si no se restablece la circulación de la sangre parando la fibrilación ventricular y restableciendo el ritmo cardiaco normal.

P- El síndrome que lleva su nombre, que se encuentra dentro de ese grupo, ¿cómo lo descubrieron?

R-El síndrome de Brugada constituye una de las causas de muerte súbita en pacientes que no han sufrido un infarto de miocardio. Se trata de una enfermedad de origen genético que provoca que las corrientes eléctricas del corazón no funcionen adecuadamente y en los casos extremos se produzca la aparición de la fibrilación ventricular, la misma arritmia de la que hablábamos antes. La descubrimos al estudiar pacientes que habían sufrido una parada cardiaca y que consiguieron sobrevivir a ella, en los que observamos unas alteraciones en el electrocardiograma que nos permitieron descubrir que había un error en los canales eléctricos de origen genético.

P- ¿Cuáles son las cifras de la incidencia de la muerte súbita en nuestro país?

R-En España, fallecen aproximadamente unas 35.000 personas cada año de forma súbita.

P- ¿Existe un perfil de paciente tipo que pueda tener más riesgo que otros a sufrir este accidente cardíaco?

R-Sí. Tenemos un perfil habitual, que es el mismo que el del paciente que puede sufrir un infarto agudo de miocardio; es decir, que sea de mediana edad, con hábito tabáquico, sedentario con cierta obesidad y con unos niveles de colesterol elevados, a lo que se puede sumar el desarrollo de hipertensión arterial y diabetes.

P- Pese a ser súbita, en la Medicina del siglo XXI se habrán desarrollado ciertas herramientas de prevención, ¿cuáles son?

R-Por supuesto, las herramientas de prevencion son sencillas: el cuidarse de forma adecuada, abandonar el tabaco, mantener una alimentación sana y equilibrada, practicar una cantidad de ejercicio moderado de forma regular y someterse a chequeos rutinarios para descubrir cualquier alteración que puede ponernos en la pista de que este paciente esté en riesgo. Un buen ejemplo lo constituye la realización de electrocardiogramas a toda la población para descubrir si hay alteraciones que nos puedan alertar de cualquier tipo de anomalía y asegurar que todo va bien.

P- De nuevo, pese a su carácter repentino, ¿hay señales que levanten algunas sospechas?

R-Sí, claro. Hay ciertas huellas o signos que pueden encontrarse en una exploración física, en una analítica, en el electrocardiograma pero también en la historia familiar del individuo. Hay que indagar en los antecedentes familiares.

P- ¿Qué pruebas de control se han de realizar en quienes puedan tener más riesgo?

R-Habría que realizar una serie de controles rutinarios con electrocardiograma; además, para aquellos pacientes que practiquen deporte con cierta exigencia física, habría que someterles a una prueba de esfuerzo; todo ello debe concluirse con la realización de un ecocardiograma si sospechamos de la aparición de alteraciones en la estructura orgánica del corazón. Y será necesaria también la realización de una analítica general, que además puede ayudar para descartar la diabetes.

P- En las versiones que ha comentado con carga genética, ¿cómo se controla y previene la patología?

R-Cuando sospechamos que puede haber un origen genético por la historia familiar puede resultar interesante observar el análisis del ADN para descubrir si hay alguna mutación que nos ayude a identificar quienes la portan y, en consecuencia, tienen más riesgo de sufrir la enfermedad. Sin duda, en estos pacientes hay que estudiar a todos los miembros familiares de primer grado.

P- Los pacientes diagnosticados con el síndrome de Brugada, ¿qué vida han de llevar para evitar sustos? ¿Cuál será su calidad de vida?

R-En general un paciente con síndrome de Brugada puede realizar una vida normal, porque puede hacer deporte moderado y no requiere grandes cambios. Tiene que evitar una serie de fármacos que le pueden ser perjudiciales (están listados en www.brugadadrugs.org) y al mismo tiempo ha de evitar episodios de fiebre de forma agresiva, ya que ésta puede convertirse en un factor crítico desencadenante de las arritmias.

P- ¿Qué papel juegan hoy en estos pacientes las unidades multidisciplinares de Cardiología?

R-En este, y en todos los campos de la Cardiología, las unidades interdisciplinarias son fundamentales para valorar desde los distintos ángulos todos los aspectos de la enfermedad, tanto desde el punto de vista diagnóstico, terapéutico o preventivo. Los genetistas, la enfermería, la cardiología, la cirugía cardiaca, los especialistas en imagen cardiaca, los hemodinamistas, los electrofisiólogos… todos ellos en conjunto juegan un papel que hay que saber coordinar para obtener el máximo beneficio para el paciente, que suponen nuestra meta final siempre



¿SABÍAS QUE…?

Protagonistas

Vídeos

Galería