Estudian un fármaco para el tratamiento de cáncer de mama con metástasis cerebrales

dr cortesRedacción, 09-10-2017.-A pesar de la mejora en los índices de supervivencia y curación –alrededor de un 75-80% a escala global– gracias a los programas de cribado y a la mejora en los tratamientos, el cáncer de mama sigue siendo el tumor más frecuente en mujeres con cerca de 27.000 nuevos casos cada año en nuestro país (solo el 1% aparece en hombres). Aunque la incidencia de metástasis cerebrales en pacientes con cáncer de mama localizado es baja (< 5%), entre un 10 y un 15% de pacientes con cáncer de mama avanzado desarrollarán durante su evolución metástasis cerebrales, lo que supone que el cáncer de mama represente la segunda causa de metástasis cerebrales tras el cáncer de pulmón. Esta incidencia, además, ha aumentado en los últimos años debido a la mejoría de la supervivencia de las pacientes afectadas por cáncer de mama en fase avanzada.

El Dr. Javier Cortés, jefe del programa de cáncer de mama del IOB –tanto en Madrid como Barcelona– y del Hospital Universitario Ramón y Cajal, explica cómo un estudio reciente, coliderado por doctores del equipo del IOB, abre un nuevo camino a explorar para las pacientes de cáncer de mama avanzado con afectación cerebral, una enfermedad que hoy se considera incurable.

 El IOB, un centro de referencia oncológica en toda Europa, lleva años trabajando con pacientes de cáncer de mama en fase avanzada y metástasis en el cerebro. Fruto de este esfuerzo, en un estudio preliminar coliderado por el Dr. Cortés, un nuevo fármaco –el etirinotecan pegol–, ha demostrado ser eficaz en pacientes con enfermedad cerebral y es muy posible que pueda convertirse en el primer tratamiento de quimioterapia específicamente aprobado en este grupo de pacientes.

Investigadores de este centro lideran actualmente los estudios más importantes a nivel mundial con fármacos novedosos que pueden significar una oportunidad para este grupo de pacientes, incluso en aquellas situaciones en las que los tratamientos locales no han sido eficaces.

Abrir nuevas vías terapéuticas dirigidas: un largo camino por recorrer

Hasta hace poco tiempo, la presencia de metástasis cerebrales en una paciente con cáncer de mama se asociaba a un pronóstico infausto. Sin embargo, la mejoría de las técnicas diagnósticas junto con los avances en neurocirugía, radioterapia y oncología médica han abierto una nueva etapa mucho más esperanzadora para estas pacientes.

La aparición de nuevos tratamientos que son capaces de atravesar la barrera que protege al cerebro e impide la llegada de una gran cantidad de fármacos, junto a la cirugía guiada por navegadores y a una radiocirugía más precisa han revolucionado de manera extraordinaria el manejo clínico de estas”, comenta José Pérez, director del Servicio Médico de Barcelona y director del programa de investigación del IOB. “Tenemos cada vez más y mejores tratamientos disponibles que logran que muchas de nuestras pacientes vivan muchísimos años, incluyendo un porcentaje de mujeres cada vez mayor que pueden llegar a ser largas supervivientes”.

Esta mejoría pronóstica también ha propiciado que se diseñen estudios clínicos específicos en pacientes con cáncer de mama con metástasis cerebrales, abriendo así las posibilidades terapéuticas de una manera muy notoria. Anteriormente, estas pacientes no se incluían en estudios clínicos dado su mal pronóstico, aunque “la esperanza de vida en los casos de cáncer de mama metastásico con afectación cerebral está mejorando, y lo que es más importante, paralelamente, se acompaña de una mejoría significativa en la calidad de vida”, puntualiza el Dr. Javier Román, jefe de servicio del IOB en el Hospital Ruber Internacional.

 

 



¿SABÍAS QUE…?

Protagonistas

Vídeos

Galería