LA PIEL Y EL PACIENTE CON CÁNCER

Redacción.- La dermatología puede ayudar a los pacientes con cáncer. La piel refleja lo que está ocurriendo en el interior de nuestro organismo. El primer lugar porque muchos cánceres internos se pueden diagnosticar a través de sus manifestaciones de la piel. Y en segundo lugar, porque es imprescindible un buen  manejo de la piel para ayudar a aliviar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia en pacientes oncológicos.

El Dr. Ricardo Ruiz, dermatólogo en el Hospital Ruber Juan Bravo, afirma en su libro “Antiaging. Cómo mantener tu piel más joven” que estos efectos secundarios ocurren porque la mayor parte de los tratamientos oncológicos no distinguen entre las células malignas y la sanas. Por ejemplo, como la quimioterapia afecta sobre todo a las células que se dividen a mayor velocidad (tracto digestivo, células de sangre, pelo), por lo que los efectos secundarios suelen ser úlceras en la boca, diarrea, náuseas, anemia y alopecia. La radioterapia elimina las células que están en su campo de acción, por lo que siempre mata a las células que están al lado del tumor o en el camino de radiación.

La pérdida de pelo suele comenzar 2 o 3 semanas después del primer ciclo de quimioterapia y puede afectar al cuero cabelludo, las cejas, las pestañas y el pelo del resto del cuerpo. Lo importante es saber que el pelo siempre vuelve a crecer, aunque a veces cambia de color o de textura (se hace rizado o liso). Suele ser aconsejable: cortarse el pelo antes de que se caiga por el tratamiento, comprar de antemano una peluca de calidad, probar pañuelos o sombrero, protegerse el cuero cabelludo.

Hoy en día existen quimioterapias más personalizadas que producen menos efectos generales, como náuseas y vómitos, pero curiosamente los efectos en la piel son mayores en forma de eccemas, foliculitis, lesiones cutáneas tumorales y otros.

La radioterapia suele producir una dermatitis muy intensa en la zona radiada, que en ocasiones produce mucho escozor y dolor. “El uso de cremas hidratantes especiales es fundamental para aliviarlo. Y es importante no exponer la zona al sol. Además, la piel de los pacientes con cáncer siempre está muy seca, por lo que la hidratación extra de la piel es fundamental. En ocasiones determinados quimioterápicos producen el llamado “radation recall” que consiste en una erupción justo en la zona donde se ha radiado el tumor”, afirma el Dr. Ruiz.

Como señala en las páginas, la melatonina, potente antioxidante, esa hormona que tomamos para dormir mejor, ha demostrado ser eficaz para prevenir la radiodermitis de la radioterapia. Y ya existe algún estudio publicado en el uso de melatonina en gel para prevenir el daño en la piel de la radiodermitis.

Enseñar a un paciente con cáncer a maquillarse es a veces muy interesante para elevar su nivel de autoestima. Simplemente saber cómo perfilarse las cejas hasta que estas vuelvan a crecer puede hacer que el paciente se sienta mejor.

El médico debe curar a veces y aliviar siempre. Hoy los médicos, como el doctor Ruiz, curan más que hace unos años, pero a veces con las prisas de la medicina moderna, desgraciadamente alivian menos. La dermatología estética oncológica puede ayudar mucho a los pacientes con cáncer.

Hay que destacar que el Dr. Ruiz ha impulsado el proyecto “En la piel del paciente con cáncer”, mediante el cual atiende gratuitamente a pacientes con problemas de la piel causados por su cáncer o por los tratamientos derivados del mismo y educan a este tipo de personas para que sepan convivir mejor con su enfermedad. Seguro.



¿SABÍAS QUE…?

Protagonistas

Vídeos

Galería