El CIBIR identifica con éxito un nuevo tratamiento para luchar contra la obesidad

Redacción.-La Unidad de Enfermedades Infecciosas, Microbiota y Metabolismo del Centro de Investigación Biomédica de La Rioja (CIBIR) ha desarrollado un nuevo proyecto de investigación, basado en un modelo animal de experimentación, en el que se emplea el autotrasplante fecal como tratamiento para prevenir la obesidad y las alteraciones metabólicas asociadas a la enfermedad, según el CIBIR.

Los resultados del proyecto han sido presentados por el director de Investigación del CIBIR, Eduardo Mirpuri, el gerente de la ADER, Javier Ureña, el investigador principal del área de Enfermedades Infecciosas, el Dr. José Antonio Oteo, y la investigadora responsable de la Unidad de Enfermedades Infecciosas, Microbiota y Metabolismo, Patricia Pérez Matute.

El proyecto, que ha contado con la colaboración de la empresa Clean Biotec y la financiación de la Agencia del Desarrollo Económico de La Rioja (ADER) con un importe de 129.409,53 euros, ha validado como el autotrasplante fecal potencia los efectos de la dieta sobre el peso corporal y la grasa de los modelos animales empleados en el estudio, demostrando que el autotransplante consolida los efectos de la dieta ante una restricción calórica.

La principal novedad del estudio, pionero en su campo de investigación, consiste en el empleo de heces del propio individuo en lugar de las procedentes de un donante, acción que se realiza en la actualidad en el tratamiento de otras patologías agudas o graves provocadas por diferentes bacterias.

Durante su investigación, el grupo científico administró las heces por vía oral mediante el empleo de sonda. Actualmente, la unidad de investigación y Clean Biotec estudian la mejor alternativa para la futura administración, valorándose tres posibilidades: la propia administración oral por sonda, el empleo de cápsulas liofilizadas o la colonoscopia.

De esta forma, el estudio desarrollado por el CIBIR abre una puerta al desarrollo de esta terapia para el tratamiento de la obesidad siempre que la enfermedad no se encuentra asociada a otras patologías de origen metabólico o genético.

La investigación dirigida por el CIBIR ha concluido que el tratamiento promueve también una mayor reducción de grasa visceral, elemento directamente asociado al desarrollo de alteraciones metabólicas y cardiovasculares.



Que me pasa doctor

¿SABÍAS QUE…?

Protagonistas

En buenas manos

Vídeos

Galería