Mayores y centenarios

Bartolomé Beltrán.- De manera divulgativa podemos convenir que tenemos en nuestra actividad social y humana dos tipos de inteligencia. La inteligencia fluida, que la tiene la gente joven que aprende a manejar las cosas muy fácilmente, y que se va perdiendo con la edad. Y, por otra parte, la inteligencia cristalizada, fruto de la experiencia, aprendizaje, en definitiva, de haber vivido.

Esta inteligencia compensa la pérdida que ocurre al envejecer en inteligencia fluida. Este fenómeno se produce porque a pesar que se destruyen neuronas, tienen una capacidad única, porque establecen conexiones entre ellas, plasticidad neuronal, y las que quedan, preservan e incrementan su capacidad de funcionamiento. Eso nos dijo el profesor M. Castillo, Catedrático de la Universidad  de Granada.

Con la edad lo que no se pierde es la capacidad de comprensión, de tomar en consideración distintos aspectos, conductas menos arriesgadas y la capacidad de razonamiento y elocución verbal. Con los años no se pierde la capacidad de exponer las ideas. Está bien, en la prolongación actual de la vida laboral.

Se ha descrito que existen cuatro zonas en las que hay muchos más centenarios que en el resto. Okinawa (Japón), Sardinia  (Italia), Nicoya (Costa Rica) y Loma Linda (California). Sus habitantes tienen una característica común. Comen menos de lo que se ingiere en otras zonas del mismo país, con una dieta rica en vegetales, no abundante en cereales y pobre en productos cárnicos. Estos vegetales contienen una serie de sustancias, polifenoles, que entre los fármacos antienvejecimiento que estamos utilizando, elementos con efecto antioxidante y antiinflamatorio.



Que me pasa doctor

¿SABÍAS QUE…?

Protagonistas

En buenas manos

Vídeos

Galería